sábado, 9 de noviembre de 2013

PLAYA BORRADA





He vuelto.
Tú me dijiste: aquí estaré siempre, aquí me quedo, aquí podrás encontrarme.
Durante todos estos años me he dedicado a olvidarte. Pero no lo he conseguido. Cuanto más me empeñaba en que desaparecieras, mis aventuras, mis experiencias, mi soledad, hacían tu ausencia más evidente.
He intentado convencerme de que esta parte del mundo donde estás no existe. Que hasta aquí no hay viajes posibles. Como a Marte o la Luna. He vivido con un agujero dentro y con una playa borrada, con un pueblo fantasma.
Pero hoy ya no me he resistido más. Al descubrir mis arrugas en el espejo, he sentido que era el momento de constatar que tú eres lo más importante de mi vida.
He comprado un billete hacia la playa borrada, hacia el pueblo fantasma. Sin equipaje, sola yo. Recordaba hasta las piedras del camino. Los bosques, las dunas. He bajado del tren en la estación anterior. Quería llegar caminando a nuestra casa, divisarla desde lejos, disfrutar de los latidos de mi corazón.
Y aquí estoy. Sé que me esperas, sé que estás ahí. Tú me lo dijiste. He visto que en la parte de atrás has dejado una rendija en nuestra ventana de mirar al mar. Gracias, amor. 
Esperaré entre los matorrales hasta que oscurezca, y entraré.



--------------
Foto: Las Landas, de Marialuisa Oliva-Marzo