miércoles, 13 de febrero de 2013

ON/OFF




No se puede presumir de nada. Lo acabo de comprobar por enésima vez. ¿Me quedarán muchas veces aún?
Por ejemplo, yo presumía de no tener problemas con los ordenadores. Ni en el trabajo, ni ahora de abuelita bloguera, feisbuquera y esas cosas. Además, haciendo caso a mis hijos, soy usuaria de linux y estaba convencida de que los virus no entrarían en mi casa jamás.
Pues no. Comenzó hace unos días entrando el virus del catarro, que no me visitaba hace años, y al irse dejó paso a un virus informático. Un virus muy sibilino, que se coló en mi muro de facebook, y que debió encontrarme con las defensas bajas. Lo digo porque me puse nerviosa, hice algo mal, y ocurrió el desastre.
Estoy sin cuenta de facebook, con nuevo (y vacío) correo electrónico, y, lo que es peor, sin mi blog. Mi querido Que 65 no es nada ha pasado a mejor vida.
No he perdido información importante, el asunto no es grave, ojalá las cosas graves que pasan todos los días fueran como esta. Es un trastorno, sobre todo para los pocos o muchos que pasabais por 65. A lo mejor a algunos no os recupero nunca.
Pero he decidido considerar todo esto como una oportunidad, ¿qué otra cosa se puede hacer? Como uno de esos momentos, que tanto me gustan, en los que la vida te posibilita empezar de nuevo desde cero. Me ha pasado varias veces, incluso me pasa con una cierta periodicidad, y siempre se sale reforzado del problema.
Y aquí estoy, reconstruyendo mi blog, reconstruyendo mis listas de contactos, esas que hoy día parecen tan importantes. Los amigos verdaderos no se pierden en una lista de redes sociales, en una lista de seguidores, en un ordenador; pero es cierto que a través de estos medios a veces también encontramos gente que puede llegar a ser amiga verdadera.
En fin, y pido un poquito de ayuda. Si aparecéis por este nuevo blog, si sois amigos y no os han llegado noticias mías, os ruego que me dejéis alguna nota, alguna noticia con la que poder reanudar el contacto.
No me atrevo a decir como será este blog. (Ya no me atrevo a decir casi nada, la verdad). Creo que fundamentalmente de mis relatos, de mis escritos. Y seguiré publicando trozos de la novela, pues a eso me había comprometido en mi último post de Que 65 no es nada.
Ya iremos viendo, espero que juntos de nuevo.
Y siento de verdad si he causado alguna molestia.
Hola, bienvenidos a Ludovica. 

--------------------